Crónica de un viaje a Galicia II

Hai un paraiso nos confíns da terra,
Hai un paraiso ao que guian as estrelas.
Hai un paraiso nos confíns da terra ,
Hai un paraiso ao q guian as estrelas.

Por sete camiños chegan ata aquí
Por sete camiños, son os pelegríns…

Hai un paraiso nos confíns da terra,
E a cidade santa chamase Compostela.
Hai un paradiso nos confíns da terra
E a cidade santa chamase Compostela….

Por sete camiños chegan ata aquí,
Por sete camiños, son os pelegríns…

Meu Señor Santiago que estás en Galicia
Dende todo o mundo veñen con ledicia….

Luar na Lubre

El segundo día de nuestro periplo gallego, por la mañana, nos dio un arrebato y nos fuimos a desayunar al Parador de Santiago. ¡Toma ya! Era un buffet libre en el que nos pusimos hasta la bandera. Había hasta caviar y salmón (aunque no comimos de eso). A lo que sí nos hartamos fue a bollería deliciosa y fresca, tostadas, crepes con chocolate, zumo de naranja, huevo frito, morcilla de burgos, empanada gallega…

Con tanta comida en el cuerpo íbamos a aguantar de maravilla le excursión mañanera que teníamos prevista.

Llovía bastante, y antes de emprender la marcha hacía el Río Ulla hice algunas fotillos del Santiago matinal, mojado y tranquilo:

Catedral de Santiago Chove en Santiago

Volvimos a la habitación y nos preparamos. Fuimos al parking a por el coche, enchufamos el «bicho» (GPS) y nos dirigimos a la Fervenza del Ulla. Casi no llegamos, porque la carretera (por llamarla de alguna forma) estaba cortada por obras y no había señalizado un camino alternativo. Menos mal que una viejecita con una hoz nos gritaba cosas en gallego y nos señalaba otro camino. Yo no entendí ni papa, pero la señora parecía un encanto.

Y por fin llegamos a la fervenza (cascada):

Fervenza del Ulla

Era muy bonita, pero la pena es que sólo la pudimos ver desde un mirador, y no nos pudimos acercar mucho.

Cuando echamos un par de fotillos y grabamos un par de minutos de vídeo, volvimos a montarnos en el coche, esta vez camino de las Rías Baixas.

Durante todo el trayecto nos llovía a ratos sí, a ratos no. Parecía que despejaba y te caía una tromba. Luego, de repente, paraba, y te caía calabobos. Y el cristal estaba lleno de minúsculas gotas, cuando te caían unos goterones gigantes que no sabías ni de qué nube procedían. El tiempo en Galicia es muy raro…

Llegamos a Combarro, un pueblo muy bonito en la ría de Pontevedra (si no me equivoco) y tenía cerca de la costa un montón de hórreos, muy bien cuidados. Me inflé a echar fotos de todos los rinconcitos que veía en el pueblo: casitas por aquí, escaleras por allá, un hórreo, otro hórreo, unas barcas…

Hórreo en Combarro Combarro Combarro Barquita sola en Combarro Otra calle en Combarro Calle en Combarro

Comimos allí en un restaurante llamado O Bocoi, a la orilla de la ría. Después del contuendete desayuno que nos habíamos metido entre pecho y espalda tan sólo pudimos picotear unos calamares, pimientos de Padrón y almejitas. Eso sí, estaba todo delicioso.

Al acabar volvimos a dar un paseillo por el pueblo y echamos unas últimas fotos.

Combarro Abel y yo en Combarro

Íbamos tranquilamente de vuelta cuando, de repente, sin previo aviso (porque dos minutos antes hacía un sol de justicia), nos cayó una tromba encima de quítate y no te menees. Nos tuvimos que refugiar en un bar, pero en vistas de que aquello no tenía pinta de acabar, echamos a correr bajo la lluvia hasta el coche, que no recordaba que estuviese tan lejos…

De allí terminamos de ver las Rías Baixas como pudimos, y sin bajarnos del coche hasta llegar a O Grove, donde dimos un paseillo por su puerto pesquero, ya que la lluvia nos concedió una tregua. Vimos La Toja de lejos, pasamos por Sanxenxo…

Al final de la tarde, destrozados como estábamos, reemprendimos el camino de vuelta a Santiago. ¡Menuda paliza nos habíamos pegado! Esa noche ni salimos a cenar: nos comimos unos merles de esos que compramos en Astorga y nos fuimos a dormir reventados.

ESTADO ACTUAL:
 bien

4 thoughts on “Crónica de un viaje a Galicia II

  1. que fotos tan bonitas 🙂 Galicia es preciosa, me encanta la zona del norte, ya pude visitar Oviedo anteriormente y se notaba que toda esa zona respira un verde precioso 🙂

    y menudos manjares..!!

  2. Que nostalgia, viendo las fotos y escuchando l músiuca que ya conocía por Ismael serrano de da mucha nostalgia y se me saltan las lágrimas..galicia..lo he pasado tan bien allí,tengo tantos recuerdos..puff, enseguida lo echo de menos. en Santiago tienes que entrar al claustro de l a catedral,a mi me encanta..mira que voy cada año desde los 25 que tengo, y nunca me canso de ver santiago,y nuna dejo de sonreir y de maravillarme por sus calles, su plaza, la catedral, el museo, las cubiertas…me encanta

  3. Me han encantado las fotos y leer todo lo que vas contando!!! Yo nunca he estado en Galicia y me has puesto los dientes largos con tanta foto, tantos nombres conocidos, tantas cosas maravillosas….

    Un besito cielo!!! QUé pases un buen fin de semana!!!

  4. Me gustó la foto del bote *-*
    está lindisima…

    Tiempo raro?!?!?!
    ojalá estuvieses acá en la ciudad donde vivo, aquí si que hay un clima de mugre… amanece con un cielo despejadisimo, sales toda veraniega y a los 15 min despues está lloviendo >.<… rarisimo…

    Mmmm. me tinco el buffet libre =9 ñami!
    saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.