Despedidas

«Se despidieron
y en el adiós ya estaba la bienvenida».
Mario Benedetti

Estos últimos días han sido días de despedidas… Y no soporto las despedidas.

El martes me despedí de mis pequeñurris: algunos pasan a 1º, y otros a 5 años… No saber si estaré en el cole el curso que viene aumentaba la tristeza de la despedida, y no pude evitar emocionarme. En estas ocasiones paso mucha vergüenza… porque soy bastante emotiva, y no derramar una lágrima se me hace harto imposible. Y ahora me queda la incertidumbre de saber si me será concedida la renovación de la Comisión de servicios. El año pasado no me enteré hasta el 18 de julio, así que este año me quedan aún, al menos, dos semanas. ¡Qué horror de espera!

No sólo me despedía de los peques, sino también de sus familias. El roce hecho en el día a día, y el cariño que le tengo a sus hijos/as se hace extensible a ellos también. Con lo que, despedirme de las mamis, algunos papis e, incluso, abuelitos, fue también bastante emotivo.

Y hoy viernes, además, me despedía de mis compañeras. Decir que ha sido un curso maravilloso es poco. Me he sentido tan feliz trabajando, preparando cosas juntas, materializando ideas, creando… No tengo palabras para tanto agradecimiento.

Como no quería dejar una entrada tan triste en mi blog, la he acompañado de otra de las canciones que me dan alegría. En esta ocasión es «Salta», de Amaral.

 ¡Hasta la próxima!

ESTADO ACTUAL:
 empaquetando y embalando un curso maravilloso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.